Mamulique, N. L.

Tuvimos la oportunidad de estar en este mágico, bello y tranquilo lugar a unos 20 minutos al norte de Monterrey, y lo pasamos muy bien.

Su gente hospitalaria y amable, su belleza natural, su presa, sus leyendas y su riquísima comida hacen que uno desee regresar más seguido.

Muchas gracias a Doricela y su hermosa familia, por la hospitalidad y atenciones que tuvieron para con nosotros. Un abrazo para todos ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s