El empleo en tiempos de crisis y los riesgos que debemos considerar.

Ya se que hoy es muy complicado el tema del empleo, sin embargo, hay señales de alerta que debemos tomar en cuenta mientras estemos a la búsqueda del mismo.

Hoy mas que nunca estamos viviendo un mal que nos aqueja y que debemos tener mucho cuidado a la hora de elegir y te voy a explicar porque. Aceptar el primer empleo que se nos ofrece es una práctica demasiado común en nuestros días y en mucho por culpa del desempleo.

Podríamos decir que es poco práctico lo que te voy a decir, pero en la medida de lo posible hay que analizar los pros y contras del empleo que se nos ofrece para determinar cuánto nos agrada el puesto en comparación con nuestro deseo o necesidad de dejar de buscar trabajo.

Es una realidad que la mayoría de la gente odia buscar empleo, pero aceptar un puesto que no es el adecuado acarrea problemas. Si uno está en un trabajo que le desagrada, por ejemplo, podría no rendir bien. Y si dejamos el trabajo tras unos meses, habrá un lapso corto de empleo que explicar en nuestro currículum.
Los expertos recomiendan a quienes buscan empleo controlar su desesperación, en la medida de lo posible, claro es.

No debemos perder de vista que al aceptar un trabajo está uno planeando parte de nuestra carrera, no sólo obteniendo otro empleo, es adecuado tomarse un respiro, determinar lo que queremos hacer, o volveremos a estar en la misma situación en seis meses.

Por supuesto que se debe calcular si podemos permitirnos desestimar una oferta. Si no hay ahorros quizá no podremos negarnos. Para aquellos que puedan permitirse ser más selectivos, aquí van algunos consejos sobre qué ofertas descartar y qué señales de alerta buscar:

1.- Cuidado con dar un gran paso hacia atrás. Con más de seis millones de empleos perdidos desde que empezó la recesión, muchos buscadores de empleo tienen menos influencia sobre los sueldos. Aún así, una oferta muy baja es una señal de alarma.
Ojo con esto: Hoy en día, se espera que el empleado haga mucho más y si no está ganando el dinero que le corresponde, probablemente se sentirá mal.

2.- También debes cuidarte de tomar un cargo muy por debajo de tu actual posición, al menos de manera temporal, el sueldo puede ser menos importante que el título, porque será difícil volver a un cargo más alto. La gente que vea tu currículum se preguntará por qué aceptaste un cargo tan bajo. Pensará que deberías ser capaz de encontrar otros empleos. Es mejor ver que estás ganando menos, pero que tu cargo sigue siendo de mayor nivel.

3.-Ofertas demasiado rápidas. Los empleos que se ofrecen demasiado rápido también podrían descartarse, podría ser una señal de que la compañía tiene un alto índice de rotación de personal y está en cierto sentido también desesperada. Esperar un tiempo por una oferta no es necesariamente algo malo, la empresa debe llenar el cargo de la mejor manera posible, así que el proceso a veces puede ser largo.

4.- Cuando no hay ninguna oferta escrita. Podría ser mejor evitar las compañías que no proveen una oferta de empleo por escrito, eso es especialmente importante en momentos en que muchas compañias están teniendo problemas. Las ofertas verbales no tiene ninguna garantía, porque el contratante puede echarse para atrás.

5.-Un contrato con una descripción específica del empleo podría protegerte en caso de que traten de cambiar totalmente tus responsabilidades. Cuanto más información hay en el documento, más protegido estarás, eso minimiza riesgos, todavía correrá el riesgo de ser despedido, pero es mejor tener un papel que nada.

6.- Muy pocas respuestas. Ten cuidado si un potencial empleador se niega a responder preguntas, las empresas que teman que un cargo no resulte atractivo para un candidato en particular podrían tratar de esconder ciertos detalles o impedir que hables con tu potencial futuro supervisor.

7.-Puedes trabajar para una gran compañía, pero tener un supervisor o jefe terrible, recuerda que el supervisor o jefe es determinante en tu bienestar diario.

8.- Trato desagradable. Si el personal de la compañía resulta desagradable, tal vez debieras dejar pasar ese puesto, normalmente el trato no mejorara una vez que seas contratado.

Resulta que un señor lleva a su hijo a una cantina, le dice al cantinero:
-Dame dos tequilas.
El cantinero los sirve y se los da.
El señor se toma el tequila y le dice al niño:
-Anda, tómate el tequila,
El niño extrañado lo toma e inmediatamente lo escupe, y el padre dice:
-¡Ya ves, y tu mamá que cree que vengo a divertirme!

Espero que te sirva de algo, sino ahora, cuando haya oportunidad, y ojo, mucho ojo, que tengas un feliz fin de semana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s