Necesidades y Deseos

Existen dos puntos fundamentales que intervienen en nuestro diario vivir y que nos motivan a todos los seres humanos: La Necesidad y el Deseo.

¿Qué son las necesidades? Requerimientos imperiosos que no podemos prescindir de ellos para vivir: alimento, vestido, relaciones humanas, descanso, etc., y sino logramos satisfacerlas sencillamente morimos o nos volvemos locos.

Los deseos, rasgo exclusivo de la humanidad, gracias a la capacidad que tenemos de imaginar, querer y vivir en una constante “pérdida”, se transforma en una necesidad y la satisfacemos a nuestro placer o gusto, si el hombre tiene los recursos para satisfacer sus necesidades primarias, el deseo gobierna sus decisiones.

Para acabarla, tenemos a los medios ideológicos que nos dictan las tendencias que según ellos, todo el mundo debe seguir y desear. Es un hecho que los deseos forzados que nos contaminan la mente, acaban por enfermar la vida íntima de cada persona, pues con este método van modificando la identidad, valores y sentido de la vida personal.

Solo aquel que alcanza a madurar en su individualidad es capaz de conocer y aceptar sus propios deseos, luchar por alcanzarlos y hacerse su propia imagen, es por eso que la sociedad que intenta dictar las necesidades y deseos en función a un sistema, por ejemplo el económico, frustran las ganas y la motivación de la gente pues al querernos parecer, tener o intentar ser como los demás, dejamos de ser individuos.

Un hombre entra al confesionario en una Iglesia:

-Padre, …me quiero confesar!.
-Sí hijo, dime, ¿cuáles son tus pecados?
-¡Padre… he sido infiel a mi esposa. Soy productor de cine y hace unos quince días me acosté con Jennifer López!
-¿Algo más que confesar hijo?
-Sí padre; la semana pasada… fui débil… y… también me acosté con Nicole Kidman y Julia Roberts!!
-Epa !!!… ¿algo más hijo?
-¡Sí padre, esta semana no he podido contenerme, ni resistirlo y participé de una fiesta con Cameron Díaz y Beyonce a la vez, y necesito el perdón de Dios…!
-Lo siento hijo, pero no te puedo absolver…
-¡¿Pero…?!, ¿Por qué no Padre, si la misericordia de Dios es infinita?
-¡¡¡Sí, pero ni Dios te va a creer que estás arrepentido!!!

No pierdas en pro de la moda o las tendencias mercantiles tu propia identidad, ni desees más de lo que necesitas para vivir decorosamente y con dignidad.

Dios te bendiga y te fortalezca en tus decisiones y sobre todo en las tentaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s