El tiempo, enemigo o aliado en las Relaciones Humanas

Es en verdad muy triste ver cómo somos los únicos animalitos de la creación que no aprendemos de las malas experiencias y siempre estamos tropezándonos con las mismas piedras una y mil veces a lo largo de los años, el resto de la fauna por puro instinto procura no pasar por el mismo lado donde les fue mal.

Va para allá, Atanasio regresa tarde a su casa después de un día de trabajo, y su esposa lo recibe como de costumbre “¿Qué carambas te crees?, ¿Qué aquí tienes a tu tonta esperándote a que te dignes a llegar?”, le grita la mujer a la vez que le avienta la cena sobre la mesa. Atanasio siempre ha llegado tarde durante los 20 años que lleva de casado con Pascasia, por lo que deducimos que ella lleva 20 años furiosa con su maridito, ella le grita y él se siente molesto y malhumorado el resto de la noche.

Carambas, después de dos décadas juntos, ¿Acaso no han aprendido nada sobre su relación matrimonial?, ¿Acaso a ella no se le ha ocurrido nunca idear algo para que su marido llegue temprano a su casa?

“Mi amor, no sabes el gusto que me da cuando llegas a casa, te extraño tanto y me preocupas y me angustio mucho cuando regresas tan tarde.” ¿No crees que lograría Pascasia una reacción diferente y Atanasio probablemente pensaría en llegar temprano?

Con el paso del tiempo y conociendo nuestras costumbres y reacciones ¿No debería ser lógico que fuéramos más hábiles para lograr nuestra felicidad y la de nuestros seres queridos?, ¿Acaso no deberíamos tener afinadas las mejores acciones para congeniar con todos los miembros de la familia y ser más felices cada año que pase?

Pero no, desafortunadamente cuando acostumbramos recibir a nuestras parejas con:

“¿Donde diablos andabas?”

“¿Qué carambas crees que andas haciendo?”

“¡Por tu culpa estamos como estamos!”

“Eres un tonto, haragán, ignorante, egoísta solo piensas en ti, no tienes remedio, comes como cerdo y cada vez estas mas gordo”

Obviamente el efecto es total y peligrosamente negativo.

Es un deber como seres racionales e inteligentes que somos, aprender de los errores y no cometerlos una y otra vez, por ejemplo, si alguien llega siempre tarde, debemos hacerle sentir este mensaje: “Disfruto mucho de tu compañía, y cuando llegas tarde te extraño mucho y siento que a ti no te importa y me haces daño” Necesitamos motivar a la otra persona para que cumpla nuestros deseos, no para que de media vuelta y ni adiós nos diga. Lo que normalmente sucede es que la parte “ofendida” utiliza la agresión y el que llega tarde lo hace con más frecuencia para evitar esas agresiones.

Gervasio tenia una esposa que siempre se molestaba cuando se retrasaba en el trabajo, una tarde por tratar de no complicar las cosas le llama a su mujer y le avisa que no le daría tiempo de llegar a la hora de la cena y le pidió que metiera su comida al horno, y para su sorpresa y beneplácito su mujer estuvo muy de acuerdo, no fue sino hasta que llegó a su casa cuando comprendió porque su mujer se escucho tan complaciente con la idea de meter su comida la horno: ¡Le había preparado una rica ensalada!

Amigo lector, es un gran reto y una realidad que nuestras relaciones personales deben de mejorar con el tiempo, y no lo contrario deteriorarse a su paso constantemente. Alguien alguna vez dijo por ahí que las relaciones humanas son como las empresas, no pueden permanecer estáticas, “Si las cosas no las podemos mejorar, quiere decir que estamos viviendo a lo bruto y no estamos aprendiendo nada”.

Feliz inicio de semana, Dios te bendiga.

Anuncios

6 Respuestas a “El tiempo, enemigo o aliado en las Relaciones Humanas

  1. Claudia, no sabe como le agradezco su comentario, me da mucho gusto que los escritos le sean de alguna utilidad, sus palabras me dan animo a seguir escribiendo, le deseo muchas bendiciones e igualmente excelente fin de semana.
    Saludos.

  2. Hola muy buenos días.

    HE entrado varias veces a su blog, y me parece muy interesante. Este tema me parecio estupendo, porque a veces no tenemos la paciencia o tolerancia para preguntarnos como esta la otra persona, ya sea hombre o mujer… Y es verdad casi siempre cuestionamos cosas negativas, y de esas cuestiones viene respuestas q ninguna de las 2 partes quiere escuchar. A mi me ha pasado, pero no se lo diga a nadie…jiji.

    Sus comentarios son muy acertados y creame que a mi me han servido muchísimo.

    Que tenga un excelente día.

    Saludos!!

  3. Hola Nancy, gracias por tu comentario, dejame aclararte que ninguno de mis post son exclusivos para hombres o para mujeres, son pensando en la humanidad en general, si lo que viste como el lado masculino, es igual de aplicable para el lado femenino, son sencillamente ejemplos para ilustrar el tema que estoy tratando, y jamas me pondría del lado masculino, ni del lado femenino, porque ambos generos tenemos nuestros defectos y nuestras virtudes, nuestros aciertos y nuestros errores, y cuando me dirijo a mi Amigo Lector, no le hablo a un hombre masculino, le hablo a la humanidad, para que no se me vaya a malinterpretar.
    Gracias nuevamente por la visita, ojala que me sigas visitando, Dios te bendiga.

  4. No estoy de acuerdo con el post, pues presenta el lado masculino como el que no regresa a casa por “culpa” de la persona que no lo estimula a volver…

  5. Muy de acuerdo con el post. Si de algo estoy seguro es que muchas veces parece que nos empeñamos más en destrozar las relaciones (inconscientement) en lugar de reforzarlas.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s