Prestigio Personal (Valor escaso en nuestros tiempos)

Buen día querido lector, Hoy quisiera hablarte de un valor social que cada día se esta extinguiendo más y más: El prestigio personal.

Este valor que nos podría servir excelentemente como termómetro para apoyar nuestra decisión en las urnas, es cada vez más difícil de encontrar, las normas mínimas de convivencia, la cortesía, la urbanidad, los hábitos de “buena educación” los traemos por la calle de la amargura como dicen en mi rancho.

Desde aquellos tiempos de la revolución existencial (léase los hippies), muchos adolescentes y hasta adultos inmaduros, se han revelado en contra de los “formulismos hipócritas” de la sociedad. La delicadeza en el trato y la finura en los modales son consideradas obsoletas. ¿Y qué esta sucediendo? Pues nada, solo que la vida cada vez se hace más insoportable, y cada uno encerrado en su propio bienestar y egoísmo, no nos preocupamos de qué tanto molestemos o dejamos de servir al prójimo.

Sería un terrible error pretender una parte como un todo, estoy de acuerdo que hay personas que toman estos hábitos pero para quedar bien, con hipocresía, y hablando por detrás de aquellos que les hacen caravana, ¿Y por eso hay que quitar estos modales? Creo que no, debemos darle el sentido apropiado, el correcto, la sinceridad y respeto que merecen todas las personas por el solo hecho de serlo, sea quien sea.

Nuestra libertad termina donde inician los derechos de los demás, hacer cosas desagradables, sin sentido, ruidos extraños, subirle el volumen a nuestro radio, estacionarnos en lugares prohibidos o exclusivos para personas invalidas, tratarnos a empujones, expresarnos con palabras altisonantes, por el simple hecho de ser libres, obviamente herimos a los demás.

Cuando uno detecta a una persona que no sabe comportarse, enseguida pensamos que sus padres no le dieron la educación apropiada, ya que eso se aprende en el nido familiar, y la verdad es que dan pena ajena.

Es sumamente difícil la rehabilitación en este campo, sobre todo, en la adolescencia y mucho mas en la adultez, por ejemplo, veamos en los matrimonios de recién casados, cómo sufren ellos y ellas por esos detallitos que faltan para tener una vida mas agradable y sencilla, que si la pasta de dientes, que bajarle a la cadena del WC, que si las fechas de aniversario, y muchos etcéteras mas que suponen un detalle de aprecio y cariño para la pareja, un pensar el otro antes que en sí mismo.

Enmendando esos pequeños detalles contribuirán a prestigiarte como persona.

A continuación detallo algunas acciones que te podrían ayudar a mejorar en este valor tan importante:

1. Preocúpate por conservar y de ser posible aumentar el número de amistades.

2. Apunta en una agenda las fechas de cumpleaños y otros aniversarios de las personas que conviven y trabajan contigo.

3. Procura mejorar el tono de tu voz y tus modales en la mesa y en los juegos. ¡Cuidado con las bromas de mal gusto!

4. Cuida tus expresiones de alegría o de enojo.

5. Esmérate en dejar las cosas de uso común igual o mejor de cómo las encontraste, porque otros también tienen el derecho de usarlas con dignidad.

6. Aumenta tu capacidad de adaptación a diferentes situaciones sociales. Si llegas a un lugar donde no conoces a nadie, piensa menos en ti y más en los demás, es casi seguro que haya mas personas como tu que se sienten fuera de lugar y a lo mejor tu puedas integrarla en una platica interesante.

7. Escoge de la moda lo que te acomoda, algo que vaya de acuerdo a tu personalidad, al medio donde normalmente te desenvuelves, y mas que nada a tus convicciones éticas y morales.

8. Procura aprender a mejorar en el trabajo en equipo. Esto requiere organización y sobretodo ser responsable con la parte que te corresponde hacer a ti.

9. Aumenta tu conciencia cívica, respeta a tu patria y lo que representa, sin falso nacionalismo, emite un voto responsable, estudiado, conciente de las virtudes y deficiencias del candidato así como de su programa de trabajo.

Si logramos estas metas cuando menos, te aseguro que alcanzaras un prestigio personal y profesional en el medio que te desenvuelves, esto no es un fin tal cual, como tampoco lo es la salud y la riqueza, esto es un medio para poder servir a los demás.

Llega un borracho a su casa gritando a su vieja:

-¡Vieja, escuché que me engañas con un policía, quiero que me digas si es cierto!

Y la esposa le contesta:

-Negativo diez 40 parejota.

Dicen por ahí que es muy sano saber escuchar las risas que provocamos con nuestros fracasos, en el momento en que estamos escuchando los aplausos de nuestros éxitos. Ya que así no se nos subirá la soberbia a la cabeza y podremos utilizar nuestro prestigio para influir, apoyar y ayudar a los demás en la búsqueda de mejores cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s