Errores en el trabajo (Como enfrentarlos)

Hace poco estaba con un compañero de trabajo al cual le fui a solicitar me faxeara unos documentos, y cuando hable con el lo note muy nervioso y estresado, le pregunte que le pasaba y me comento que había cometido un error, le comenté que se tranquilizara y que si quería compartir conmigo su experiencia, no tanto para criticar su actuación sino para que el mismo razonara que había pasado.

Este tema es por demás delicado en todos los aspectos, sobre todo porque es común que todos en algún momento de nuestra vida laboral caigamos en un error, ya sea por falta de experiencia o por exceso de la misma o de confianza, sin embargo, si controlamos el momento y no caemos en la desesperación, esos errores nos dan la oportunidad de crecer, repito, siempre y cuando seamos positivos y reestructuremos las condiciones para no seguir cometiendo el mismo error subsecuentemente.

Pero hagamos un poco de análisis sobre que pasa comúnmente cuando te equivocas:
Las personas se ponen ansiosas, así que pierden rápido la paciencia, muestran una agresividad pasiva y son poco productivas, desafortunadamente, la forma en la que los trabajadores lidian usualmente con los errores en el trabajo es adoptar una actitud defensiva y señalar a alguien más. Mantienen la mala actitud y sacrifican ascensos y trabajos. Cuando se pierden los estribos o se comete un error significativo, podemos sentirnos tan humillados que tratamos de evitar a las personas involucradas en el hecho o actuamos como si nunca hubiera pasado nada.

Sin embargo, debemos reconocer que un manejo de daños apropiado significa asumir responsabilidad. Hay que evaluar honestamente la situación y mirarla desde el punto de vista de la otra persona a la cual pudimos haber afectado. “Preguntémonos ¿hay algo que hubiera hecho diferente? ¿Qué puedo aprender de esta experiencia de modo que tenga un mejor resultado la próxima vez?” Incluso si creemos que tenemos la razón, un comportamiento rudo o irrespetuoso es raramente aceptable en un entorno profesional.

Es muy importante que si decidimos o creemos que es necesario ofrecer disculpas, hagámoslo de forma sincera. Es mejor hacerlo en persona, pero si eso es muy difícil, escribamos un e-mail. Y no esperemos a que la noticia le llegue por otra vía al jefe. Digámoslo de inmediato y preparemos un plan para limpiar los escombros.

Por último, te sugiero que uses este tipo de crisis para construir puentes hacia ejecutivos en niveles más altos. Las únicas personas que no cometen errores son las que no hacen absolutamente nada. Es altamente recomendable una asesoría experimentada que nos pueda ofrecer un feedback invaluable en el momento difícil, y siempre habrá el beneficio adicional de establecer relaciones auténticas con mentores para el futuro.

Me contaron que tú y tu novia rompieron, ¿Qué pasó?
Pues que ni soy rico, ni tengo buena posición económica.
Pero, ¿No le contaste que eres sobrino del dueño de unos grandes almacenes?
Sí, ¡Rompió enseguida conmigo y hoy es mi tía!

Buenos amigos, si la cajetearon, animo y sigamos adelante.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s